Trabajadores de ERESA piden a la Justicia que su experiencia cuente en la bolsa de trabajo

Ya comentamos que Sanidad se plantea la subrogación de los trabajadores de Eresa en hospitales públicos en un post anterior y ahora son los trabajadores de Eresa los que judicializan la bolsa de Sanidad para pedir más puntuación

Ante eso la Conselleria de Sanidad convoca a todos los posibles afectados por esa decisión y que esten inscritos en la bolsa a que si lo desean puedan personarse en el procedimiento abreviado número 875/2017 del Juzgado de lo Contencioso-Administrativo número 7 de València que se siguen en el recurso contencioso administrativo contra la Resolución del director general de Recursos Humanos y Económicos de la Conselleria de Sanidad Universal y Salud Pública, en lo referente a no computar, a efectos de bolsa de trabajo de personal temporal, los servicios prestados para las empresas Eresa y Erescanner Salud UTE (Unión de empresas Eresa-Inscanner)

Sanidad se plantea la subrogación de los trabajadores de Eresa en hospitales públicos

Fuente: diario ValenciaPlaza:

El 31 de septiembre de 2018 termina el concierto de resonancias magnéticas de la Conselleria de Sanidad con la UTE Erescanner Salud tras una década y una nueva disyuntiva se ha puesto sobre la mesa del departamento de Carmen Montón: qué hacer con el personal de las empresas que forman la UTE liderada por Eresa (grupo Ascires) que trabaja en los hospitales públicos.

Según ha podido saber Valencia Plaza, Sanidad está estudiando la subrogación de los empleados de Eresa y de Inscanner Salud que trabajan en los hospitales públicos cuando finalice el contrato de la empresa privada, como ha ocurrido con el departamento de La Ribera tras llegar a término la concesión que tenía Ribera Salud. Cabe recordar que todos los hospitales de la provincia de València menos el Dr Peset están en el contrato con Eresa, mientras que en Alicante es Inscanner Salud la que presta el servicio de resonancias magnéticas.

Son varias las circunstancias que se han dado para plantearse esta solución, que según fuentes del sector sanitario está más que avanzada y ya ha sido comunicada por la empresa que preside Lorena Saus a sus trabajadores. Entre estas circunstancias, una sentencia en el Hospital Provincial de Castellón en la que se obligó a readmitir a personal vinculado al servicio de resonancias cuando el centro decidió asumir la gestión y despedir a los empleados. Al ser un consorcio, el Hospital Provincial terminó su contrato con anterioridad a la Conselleria de Sanidad y un juzgado dirimió que se trataba de sucesión de empresas, por lo que debían asumir a los trabajadores de la concesionaria.

Desde la Conselleria de Sanidad señalan que la situación del Consorcio no es equivalente al caso de la Conselleria, como tampoco lo es el caso de La Ribera, que era una concesión mientras que lo de las resonancias es un concierto para la prestación de un servicio. Por ello, el departamento que dirige Carmen Montón está pendiente de informes jurídicos para ver cuál es la situación y determinar si existe sucesión de empresas. En el caso de que se diera, como ocurrió en La Ribera y en Castellón, tendrán que asumir al personal y a partir de ahí, en el caso de que quieran despedirlos, pagarles la indemnización correspondiente.

Otro problema añadido puede ser que la ocupación de los puestos a través de la bolsa de trabajo no los cubriera con los perfiles adecuados, ya que no existe una categoría tan especializada como para que todas las personas que entren a cubrir esos puestos tengan los conocimientos adecuados para hacer resonancias magnéticas, ya que la gran mayoría de las realizadas en los últimos años en la Comunitat Valenciana las ha realizado la UTE Erescanner Salud. Es lo que Sanidad calificó de “secuestro de conocimiento”.

Intersindical, el Sindicato Médico y el Colegio de Técnicos Superiores Sanitarios están en contra

CCOO, UGT y CSIF piden a Sanidad más puntuación en las bolsas para el personal del IVO y Eresa

El caso ERESA ya apareció varias veces como un ejemplo de corrupción y mal uso del dinero público hace años, cuando se comprobó que el precio pagado por las resonancias privadas era muy superior al del mercado:

La Sindicatura de Comptes presenta el informe “Resonancias magnéticas: una oportunidad de ahorro”

El caso se derivó a la Fiscalía y aun sigue en marcha una investigación:

La fiscalía anticorrupción investigará las resonancias magnéticas en ERESA

El caso ERESA continúa

Un trabajador de Eresa denuncia fraude en las resonancias y represalias

El caso es que además el nombre de ERESA apareción en los papeles de Panamá porque sus dueños tenían allí una sociedad offshore mediante testaferros que despues ha liquidado. Entonces ya se anunció que se rescataría el servicio para la atención directa y solo falta que los problemas legales del rescate puedan ser solucionados.

El caso ERESA continúa

En el verano de 2014 se inició una investigación por parte de la UDEF sobre la empresa ERESA, por duplicar las pruebas radiodiagnósticas y facturar de forma fraudulenta a la administración Pública por trabajos no ejecutados. ERESA es la empresa que realiza las pruebas diagnósticas de imagen por concesión administrativa para la Conselleria de Sanidad y ahora parece que los trabajadores de la misma están siendo perjudicados al dar información sobre esos posibles delitos: Un empleado de la adjudicataria de resonancias denuncia coacciones por desvelar el borrado de datos en ERESA:

“El juzgado de instrucción número 8 de Valencia ha abierto diligencias para investigar a la empresa Eresa por, supuestamente, coaccionar a un trabajador que denunció ante la Unidad de Delitos Económicos y Fiscales (UDEF) de la Guardia Civil el borrado de la facturación de esta empresa, concesionaria de la Generalitat valenciana en el concierto de las resonancias magnéticas para los hospitales públicos desde hace dos décadas.

Según la denuncia, a la que ha tenido acceso Valenciaplaza.com, los hechos denunciados se produjeron pocos días después de que este empleado, que trabajaba en el servicio informático de la sede central de Eresa, declarara en la Delegación de Hacienda de Valencia, donde fue requerida su presencia para responder a varias preguntas sobre su cometido laboral en el Proyecto MIND. Asimismo, se le preguntó por su declaración cuando fue citado por la UDEF, que investigaba varias denuncias en la Fiscalía Anticorrupción de Valencia”

Parece que la destrucción de pruebas y de documentos, en suma de pistas que puedan conducir a destapar el robo monumental que ha ocurrido en etsa comunidad no solo es propio del cambio de dirección producido por las elecciones. También pasa en la privada. Recordamos a todos los ciudadanos que tienen la obligación de denunciar lo que es evidentemente un comportamiento ilegal, y a todos los empleados publicos el Artículo 413 del Código Penal que dispone que “La autoridad o funcionario público que, a sabiendas, sustrajere, destruyere, inutilizare u ocultare, total o parcialmente, documentos cuya custodia le esté encomendada por razón de su cargo, incurrirá en las penas de prisión de uno a cuatro años, multa de siete a veinticuatro meses, e inhabilitación especial para empleo o cargo público por tiempo de tres a seis años.”

La fiscalía anticorrupción investigará las resonancias magnéticas en ERESA

En Marzo de 2013 parecia que se aparcaba la privatización de la Sanidad que parecía inminente ante los brutales recortes económicos que se habían de hacer por orden de la Troika. En aquella entrada se mencionaba de pasada el paradójico hecho de que las resonancias de la Comunidad Valenciana eran mas caras por hacerlas mediante un concierto con la empresa ERESA que mediante aparatos propios, y aunque ese concierto económico se inició en la era Zaplana se ha prolongado hasta hoy.

Hasta hoy, en que la fiscalía Anticorrupción investiga a la principal adjudicataria de las resonancias, la empresa ERESA, por duplicar las pruebas radiodiagnósticas y facturar de forma fraudulenta a la Administración Pública por trabajos no ejecutados. Y eso que el año pasado la Sindicatura de Cuentas presentó una auditoria operativa consistente en la evaluación con criterios de eficiencia, eficacia y economía, en la que quedaba claro el excesivo gasto del polémico concierto y que las resonancias serían más baratas si las realizara de forma directa el sistema valenciano de salud.

El concierto de resonancias magnéticas cuesta 469,5 millones de euros , el 10.9% de las obligaciones reconocidas en 2012 de conciertos sanitarios por la Dirección General de Asistencia Sanitaria según la Sindicatura de Cuentas. Si tal como dicen las cifras una resonancia en un aparato propiedad del estado vale 160 € y en ERESA cuesta 289 € de media ( según datos de LEVANTE-EMV ) de esos 469.5 millones podríamos habernos ahorrado mas de 200 millones de euros. Netos. ¿ Cuántos empleos se pueden hacer con 200 millones de euros? ¿ cuántas sustituciones, cuántos médicos, celadores, enfermeros, auxiliares habrían podido contratarse y no se han contratado porque no hay dinero ?

Y sobre todo , ¿ cuántas esperas de los usuarios de la sanidad pública para una resonancia se habrían evitado si el lucro , el robo y el expolio de los recursos públicos no fueran el principal objetivo de algunos ?

Mas información en:

Anticorrupción investiga a Eresa por hasta 7 presuntos delitos
Anticorrupción investiga a la principal adjudicataria de las resonancias

Por si alguien no entiende qué significan los recortes en Sanidad aqui van algunos ejemplos rápidos:

La Generalitat cierra dos hospitales como La Fe en agosto , no por nada sino para ahorrar en personal.

Los veranos de La Fe: Urgencias colapsada y profesionales saturados, no por un aumento de los casos de enfermedad, no hay ninguna epidemia estacional ni catástrofe imprevista, sino por falta de personal.

El cierre de quirófanos en La Fe retrasa intervenciones a pacientes oncológicos debido al cierre de quirófanos y al recorte de personal por vacaciones.